Cuentos de la chica mala

los cuentos de la chica mala

A Estela le gustan muchas cosas. Si quieres puedes escuchar el cuento completo en este video. Si quien escribe es Alice Munro, un simple adjetivo sirve para cruzar las fronteras de la anécdota y colocarnos en el lugar donde nacen los sentimientos y las emociones. Comienzos, finales, virajes del destino… y de repente, cuando creíamos que el relato llegaría a su obvia conclusión, Munro nos invita a dar otra vuelta de tuerca que cambia el fluir de los acontecimientos y emociona al lector, mostrando hasta qué punto esa vida cotidiana que tanto nos cansa puede llegar a ser extraordinaria.

Tomando como referencia diversas culturas del mundo, en Mitos eróticos de todo el mundo , Shahrukh Husain ha recogido una antología de leyendas, mitos y relatos eróticos de todas las tradiciones.

Los ha reescrito con una gran sensibilidad, intentando ser fiel a los textos originales. Desde el despertar sexual de Inanna y la amarga pasión entre Krishna y Radha, hasta el engaño de Hera a Zeus para reafirmar su poder sexual y recuperar la pasión en su matrimonio, esta colección de relatos eróticos va de lo sagrado a lo terrenal, de lo natural a lo prohibido y de lo amargo a lo humorístico recorriendo las culturas, tradiciones y leyendas de los cinco continentes. Si eres una feminista amante de los libros, quieres disfrutar de la literatura escrita por mujeres y te gustaría compartir tus opiniones con otras apasionadas lectoras, el círculo de lectura Chicas Malas es para ti.

Header Menu

Cada domingo a las 4: Las lecturas son elegidas por la administradora del grupo Sandra Campó y son textos breves de diversos géneros literarios como poesía, narrativa y ensayo. El debate en torno a un texto se da por terminado en el momento en que se publica la nueva lectura seleccionada. Quiero seguir a las Chicas Malas. Haz clic en la imagen del libro y disfruta de 7 historias de sexo, placer, orgasmo y masturbación.

Chicas Malas para el Patriarcado. Chicas Buenas para el Feminismo.

Cambia el tamaño de la letra

Algo inexactamente suave se doblaba entre mis dedos, una esponja abultada se relamía por dentro. La he tocado deprisa moviendo mi dedo arriba y abajo. Mi espalda se ha arqueado. He subido y bajado la mano, frotando suave o fuerte o fuerte o suave el clítoris. El clítoris, ese pequeño, jodido y perverso centro de mí. La imagen de él me ha venido a fogonazos. Realmente mi coño creía que era su dedo y trataba de apresarlo. Mis gemidos han empañado la mampara. Masturbarse en la bañera tiene un efecto especial. Es como caer en un emulsión maravillosa, sentir mi propia humedad confundiéndose con el agua caliente.

Un calor inmensamente hermoso inundando todo mi cuerpo. Es regresar al acogedor seno del agua para deshacerme en él con mis sentidos. Mi coño pulsando dentro de mí, al ritmo de unos dedos que creo ajenos. Toda mi piel abierta y expuesta. Hasta querer gritar. Y mi organismo se ha expandido como una explosión en cadena que ha subido desde mi coño hasta mi boca reventando en lugares de mí desconocidos. Mi arrebato hacía salpicar el agua de un modo peculiar, en un irreal y demente chapoteo.

Ya no era mío. No era yo. Mi coño se ha roto en sacudidas infernales y mi boca se ha abierto a la profundidad de mis delicias. Entonces su imagen se ha hecho clara. Él me ha sonreído desde dentro de sus ojos negros y se ha desvanecido sobre el agua tibia de la bañera. Estoy caliente, deshecha, estremecida, inflamada, extremada y jodidamente sola. Publicado por Chica Mala en La solidez de tu carne avanza, inflada, restando junturas a la mía.


  • tarot 100 efectivo gratis?
  • contactos mujeres en yecla?
  • ingenieria multimedia valencia!
  • Cuentos de la chica mala;
  • apps para ligar hombres.

Parece que mi piel se remangue ante la elasticidad de la tuya. Casi ofende la firmeza con que pisas el suelo que te presto.


  • cuentos | Chicas Malas.
  • tapeo en valladolid.
  • numero de mujeres solteras en españa!
  • Cuentos para chicas "malas"?
  • Categorias.
  • mujeres solteras en oslo?
  • Cuentos de la chica mala.

Bajo el sol, recuerdo que los días se comen a los meses degollando en mi epidermis el tiempo que le faltan a mis huesos para ser olvido. Tu boca es una anémona jugosa que se agita divertida en la grana de tus labios, el plano transversal del agua se arrolla a tu cintura describiendo un mínimo contorno, mientras tus efervescentes pechos resurgen, enhiestos, hirviendo en la voluptuosa naturaleza que los acoge.

Me ha apetecido mucho subir este texto tan veraniego en estos días de frío. Esta mañana mientras caminaba junto al río los he visto. A su rollo. Parecían indiferentes a mi presencia pero yo me he detenido un momento, creo que pretendía recordar algo. A veces me pasa. A veces no estoy segura de si algo ha ocurrido en realidad o no. Lo cierto es que esa imagen se parecía mucho a alguno de mis sueños.

Cuentos de una chica mala

El olor del humus penetraba en mi garganta. El río bajaba deprisa después de estos días de temporal y a un lado del camino un grupo de caballos pastaban tranquilamente. Parecía un sueño. Hace demasiados años que no monto a caballo. Cuando era niña lo hacía de vez en cuando. Lo primero que me enseñaron fue a no tenerle miedo al caballo, y para eso tienes que hablar con él, acariciarle, subirte, ponerte de pie sobre la grupa e ir tomando confianza tal y como haces cuando empiezas a conocer a alguien.

Los caballos son como las personas, si no les respetas te pierden el respeto.